11 ene. 2012

Un poco de la historia del idioma español.


Historia del Idioma Español

Los primeros habitantes de lo que hoy es España se establecieron cerca de las montañas que la separan de Francia. Estos grupos hablaban una lengua que sobrevive en el idioma vasco. Los íberos se establecieron en la costa de Levante. Los fenicios fundaron la hoy ciudad de Cádiz y Málaga hacia el año 1110 A.C. Los griegos se establecieron en la región de Levante y fundaron la hoy Alicante y Ampurias.
Los celtas, procedentes del sur de Alemania, invadieron todo este territorio en el siglo VII A.C. estableciéndose en Galicia, y en la región llamada Sierra Morena. Más tarde se mezclaron con los íberos en Aragón y formaron una región llamada Celtiberia.

Antes de la llegada de los romanos, hacia 206 A.C., no existía una unidad lingüística; los grupos colonizadores conservaron y extendieron sus propias lenguas. Con la llegada de los romanos, las costumbres de estos pueblos cambiaron por completo y la lengua romana, el latín, se impuso en todo el imperio.
El latín vulgar era hablado por el pueblo de Roma (en contraposición al culto) y se impuso en todas las colonias pero con diversos matices de expresión. Ese latín se convirtió poco a poco en las lenguas romances: español, francés, italiano, provenzal, catalán, gallego-portugués, retorrománico, rumano y sardo. El latín pertenece a las lenguas itálicas y éstas al indoeuropeo (irlandés, galés, escocés, alemán, inglés, holandés, ruso, polaco, checo, búlgaro y serbocroata).

En el siglo VIII, la invasión musulmana de la Península Ibérica hace que se formen dos zonas bien diferenciadas: en Al-Ándalus, se hablarán los dialectos romances englobados con el término mozárabe, además de las lenguas de la minoría alóctona (árabe y bereber), mientras que en la zona en que se forman los reinos cristianos, desde pocos años después del inicio de la dominación musulmana, comenzará una evolución divergente, en la que surgen varias modalidades romances: la catalana, la aragonesa, la asturiano-leonesa y la gallega, además de la castellana.

El dialecto castellano primigenio se originó en el condado medieval de Castilla (oriente de Cantabria y norte de Burgos), con influencias vascas y árabes, y se expandió al sur de la península gracias a la Reconquista
Durante los siglos XIV y XV el dialecto castellano se consolidó mucho más rápido que otros dialectos hablados en España y posteriormente, con la aparición de los textos de gramática, de ortografía y con la fundación de la Real Academia de la lengua quedó totalmente establecido como la lengua oficial.

Algunas de las características distintivas de la fonología incluyen la lenición (latín vita - español vida, latín lupus - español lobo), la diptongación en los casos fonéticamente breves de la E y la O (latín terra - español - tierra, latín novum - español nuevo), y la palatalización (latín annum - español año). Algunas de estas características están también presentes en otras lenguas romances.

El aymará, el guaraní, el mapuche, el náhuatl, el taíno, el maya y el quechua, entre otras muchas eran las lenguas habladas por las diferentes tribus que habitaban América. El español llegó a América a través de los sucesivos viajes de Colón y permitió la comunicación gracias a los intérpretes en un principio, y posteriormente al mestizaje y a la Iglesia católica con su afán evangelizador.

A raíz de los viajes de colonizadores, principalmente andaluces, que pasaban primero por las Canarias y la variedad de lenguas existentes en nuestro territorio, el español americano tiene las características fónicas que hacen de él, un español distinto al hablado en España.

La Real Academia Española decidió llamar a nuestro idioma lengua española, que por número de hablantes ocupa el tercer lugar entre las lenguas del mundo con 400 millones de hablantes nativos.


Más referencias históricas: http://cvc.cervantes.es/obref/dvi/

No hay comentarios: