28 sept. 2012

Los traductores por Antonio Muñoz Molina El País -29.9.2012


Un mismo libro se vuelve otro ligeramente distinto en la imaginación de cada lector. Esa metamorfosis es más acentuada aún en cada traductor.


Un amigo editor y poeta muy querido y monstruosamente sabio me aseguraba hace poco que ha decidido dejar de leer traducciones, porque ha llegado a la convicción de que le compensa más concentrarse en las literaturas de lenguas que ya conoce. Como en su caso éstas incluyen, que yo sepa, el castellano, el catalán, el francés, el alemán, el italiano, el latín y el inglés, tengo la impresión de que mi amigo no es muy representativo. 

Los demás, en mayor o menor medida, necesitamos la mediación continua de los traductores, y es un indicio de nuestra creciente penuria intelectual que en estos tiempos de abaratamientos y recortes se note tanto la baja consideración del oficio, la poca recompensa que obtienen los mejores y la prisa o el descuido con que se dejan pasar traducciones mediocres o directamente inaceptables. Curiosamente, también la mala traducción tiene sus admiradores, y su influencia literaria: cada vez más encuentra uno artículos de periódico e incluso páginas de novelas que están escritos como si fueran traducciones inexpertas del inglés, o incluso atroces doblajes de películas. Se ve que por los caminos de la ignorancia y el papanatismo estamos volviendo a los tiempos de mi adolescencia, cuando las estrellas del pop autóctono no tenían idea de inglés pero afectaban un acento americano al cantar en español.

Un amigo editor y poeta me aseguraba que ha decidido dejar de leer traducciones, porque le compensa más concentrarse en las literaturas de lenguas que ya conoce.

Quien más depende del traductor, claro, es el escritor mismo. Eres en otra lengua exactamente lo que tu traductor haga de ti. En la mayor parte de los casos, y salvo ese amigo mío políglota que bien puede saber más lenguas de las que yo creo, o haber aprendido alguna más desde la última vez que hablé con él por teléfono (quizás tenga todavía más capacidad de hablar por teléfono que de aprender idiomas), uno está entregado de pies y manos: un día recibes un libro que debe de ser tuyo porque está tu nombre en la portada, y quizás tu foto en la solapa, pero eso que seguramente se parecerá mucho a lo que tú escribiste hace tiempo es del todo indescifrable, a veces tanto como si estuviera escrito en los caracteres de una antigua lengua extinguida. 
Hace falta un acto de fe: si uno sabe cuántas veces ha disfrutado, ha aprendido, se ha emocionado, leyendo traducciones del ruso o del japonés, o del hebreo, o del griego, cabe perfectamente la posibilidad de que ahora suceda el efecto inverso. 

Gracias al traductor ocurrirá un prodigio: lo que tú has escrito resonará en la conciencia de alguien en una lengua del todo ajena a ti, en lugares del mundo en los que no vas a estar nunca. Personas que te parecen tan ajenas como habitantes de la Luna resulta que son casi exactamente como tú. 
Puedo atestiguar que casi cada día, por ejemplo, Elvira Lindo recibe desde Irán cartas de lectores adolescentes y jóvenes que se han vuelto adictos a las aventuras de Manolito Gafotas en farsi. Lo más singular, sin dejar de serlo, resulta ser inteligible en casi cualquier parte. Algo se pierde siempre hasta en la mejor traducción, pero también se gana algo, o se fortalece algo, quizás el núcleo de universalidad que hay siempre en la literatura.

Durante un par de días, en Ámsterdam, he convivido con un grupo de traductores de mis libros: al holandés, al francés, al alemán. Algunos, de tanto trabajar conmigo durante años, ya eran amigos míos: Philippe Bataillon, Willi Zurbrüggen; a los demás los he ido conociendo estos días: Jacqueline Hulst, Ester van Buuren, Adri Boon, Erik Coenen, Frieda Kleinjan-van Braam, Tineke Hillegers-Zijlmans. Un mismo libro se vuelve otro ligeramente distinto en la imaginación de cada lector: pero esa multiplicación, esa metamorfosis, es más acentuada aún en el caso de cada traductor.

El traductor es el lector máximo, el lector tan completo que acaba escribiendo palabra por palabra el libro que lee. Él o ella es quien detecta los errores y los descuidos que el autor no vio y los editores no corrigieron. Él se ve forzado a medir el peso y el sentido de cada palabra con mucho más escrúpulo que el novelista mismo. Willi Zurbrüggen utilizó un término musical para hablar de su trabajo: lo que más se parece a una traducción, sobre todo entre lenguas tan distintas como el español y el alemán, es la transcripción de una pieza musical.

Escuchaba hablar a estas personas, tan distintas entre sí, tan iguales en su devoción por el trabajo que hacen, y sentía gratitud y algo de remordimiento: una palabra que yo elegí por azar o instinto, una frase a la que dediqué tal vez unos minutos, les han podido causar horas o días de desvelo. Aprender sobre los límites de lo que puede ser traducido lo hace a uno más consciente de que también hay límites a lo que las palabras mismas pueden decir.

Fuente: antoniomuñozmolina.es

13 jun. 2012

Uma interessante troca na Conferência do OIDP- Termina hoje!

Tive a boa oportunidade de participar como intérprete nesta Conferência, no dia de ontem, e assistir a algumas muito interessantes trocas de experiências, relatos e debates. Destaco particularmente a verdadeira palestra-aula do Prof. Ladislau Dowbor (Puc/ SP) , sua simpatia e senso de humor.

Também a apresentação, em muito bom português, da presidente da Comissão Desafios para a Democracia, da União Europeia, 
Anne-Marie Chavanon, e sua extrema disponibilidade. 
Ambos palestrantes do Eixo 3 “Desenvolvimento Econômico, Planejamento Territorial e Sustentabilidade”.

Foi também, uma excelente oportunidade de rever alguns colegas de profissão, conhecer vários novos e compartilhar agradáveis momentos  de conversa e troca de informação. Além disso, de conhecer vários participantes e palestrantes de outros países, de outros estados do Brasil. Muito enriquecedor!


Agradeço à Adriana Neves que nos integrou à sua equipe e à Karina Vieira com quem já trabalho há mais tempo em eventos deste tipo.



 Myriam Vigueras e Rafael Andrade /  Lota Moncada / Connie Stolting e Rafael Andrade.

30 may. 2012

Detienen en Barcelona a los responsables de una empresa por estafar a traductores

¡Al fin! ¡Cómo han podido pasar tanto tiempo timando a tantos traductores! Y que nos sirva de ejemplo, para no dejarnos estar...


"Los Mossos d'Esquadra han detenido en Barcelona a un matrimonio de Dosrius (Barcelona), responsables de una empresa, por presuntamente estafar y usurpar la identidad de una cuarentena de traductores de toda España, según ha informado la policía catalana.


La investigación se inició en abril cuando una traductora denunció a la policía que otros traductores autónomos le estaban reclamando el pago por realizar unos trabajos que ella no había contratado y que para hacerlo alguien había usado su identidad.
El matrimonio imputado era propietario de una empresa de traducciones, con sede en Barcelona y Tarragona, legalmente constituida, y que hacía de intermediaria en las traducciones, de manera que buscaba profesionales de diferentes idiomas para los clientes que contactaban con ellos.


Los detenidos, Juan Fernando V.F., de 43 años, y Nuria D.R., de 38, también habrían utilizado identidades falsas de traductores para encargar los trabajos.
Los agentes han comprobado que los detenidos contactaban a través de páginas web con diferentes traductores a quienes les ofrecían el trabajo, y éstos la realizaban, la entregaban y esperaban para cobrarla.
Al ver que no cobraban por el trabajo, los afectados reclamaban el importe a la persona que, supuestamente, les había hecho el encargo, y era cuando descubrían que quien en principio había encargado la traducción, negaba haberlo hecho o que directamente no existía nadie que coincidiese con la identidad de quien supuestamente los había contratado.


Por este motivo, a los investigados se les imputa 17 delitos de usurpación de estado civil, 12 delitos de estafa, 24 faltas de estafa, dos faltas de coacciones y una falta de amenazas, siendo la cantidad estafada de unos 20.000 euros.
Por las declaraciones de los denunciantes, la estafa se inició hace unos 10 años, y algunas faltas de estafa ya habían prescrito; muchos de los afectados no denunciaron los hechos, de lo que se aprovechó el matrimonio practicando durante años la estafa.
Hasta el momento, la policía ha contabilizado 39 personas afectadas en Barcelona, Madrid, Valencia, San Sebastián y Portugal, pero la investigación apunta a que serían más de 60 los traductores afectados y la cantidad estafada se podría duplicar.


El Juzgado de Instrucción 26 de Barcelona autorizó el registro simultáneo de las tres sedes de la empresa, y los Mossos detuvieron al matrimonio el 22 de mayo, que, tras pasar a disposición judicial, quedó en libertad con cargos.



Fuente La Vanguardia: http://migre.me/9iqAy     


11 ene. 2012

Un poco de la historia del idioma español.


Historia del Idioma Español

Los primeros habitantes de lo que hoy es España se establecieron cerca de las montañas que la separan de Francia. Estos grupos hablaban una lengua que sobrevive en el idioma vasco. Los íberos se establecieron en la costa de Levante. Los fenicios fundaron la hoy ciudad de Cádiz y Málaga hacia el año 1110 A.C. Los griegos se establecieron en la región de Levante y fundaron la hoy Alicante y Ampurias.
Los celtas, procedentes del sur de Alemania, invadieron todo este territorio en el siglo VII A.C. estableciéndose en Galicia, y en la región llamada Sierra Morena. Más tarde se mezclaron con los íberos en Aragón y formaron una región llamada Celtiberia.

Antes de la llegada de los romanos, hacia 206 A.C., no existía una unidad lingüística; los grupos colonizadores conservaron y extendieron sus propias lenguas. Con la llegada de los romanos, las costumbres de estos pueblos cambiaron por completo y la lengua romana, el latín, se impuso en todo el imperio.
El latín vulgar era hablado por el pueblo de Roma (en contraposición al culto) y se impuso en todas las colonias pero con diversos matices de expresión. Ese latín se convirtió poco a poco en las lenguas romances: español, francés, italiano, provenzal, catalán, gallego-portugués, retorrománico, rumano y sardo. El latín pertenece a las lenguas itálicas y éstas al indoeuropeo (irlandés, galés, escocés, alemán, inglés, holandés, ruso, polaco, checo, búlgaro y serbocroata).

En el siglo VIII, la invasión musulmana de la Península Ibérica hace que se formen dos zonas bien diferenciadas: en Al-Ándalus, se hablarán los dialectos romances englobados con el término mozárabe, además de las lenguas de la minoría alóctona (árabe y bereber), mientras que en la zona en que se forman los reinos cristianos, desde pocos años después del inicio de la dominación musulmana, comenzará una evolución divergente, en la que surgen varias modalidades romances: la catalana, la aragonesa, la asturiano-leonesa y la gallega, además de la castellana.

El dialecto castellano primigenio se originó en el condado medieval de Castilla (oriente de Cantabria y norte de Burgos), con influencias vascas y árabes, y se expandió al sur de la península gracias a la Reconquista
Durante los siglos XIV y XV el dialecto castellano se consolidó mucho más rápido que otros dialectos hablados en España y posteriormente, con la aparición de los textos de gramática, de ortografía y con la fundación de la Real Academia de la lengua quedó totalmente establecido como la lengua oficial.

Algunas de las características distintivas de la fonología incluyen la lenición (latín vita - español vida, latín lupus - español lobo), la diptongación en los casos fonéticamente breves de la E y la O (latín terra - español - tierra, latín novum - español nuevo), y la palatalización (latín annum - español año). Algunas de estas características están también presentes en otras lenguas romances.

El aymará, el guaraní, el mapuche, el náhuatl, el taíno, el maya y el quechua, entre otras muchas eran las lenguas habladas por las diferentes tribus que habitaban América. El español llegó a América a través de los sucesivos viajes de Colón y permitió la comunicación gracias a los intérpretes en un principio, y posteriormente al mestizaje y a la Iglesia católica con su afán evangelizador.

A raíz de los viajes de colonizadores, principalmente andaluces, que pasaban primero por las Canarias y la variedad de lenguas existentes en nuestro territorio, el español americano tiene las características fónicas que hacen de él, un español distinto al hablado en España.

La Real Academia Española decidió llamar a nuestro idioma lengua española, que por número de hablantes ocupa el tercer lugar entre las lenguas del mundo con 400 millones de hablantes nativos.


Más referencias históricas: http://cvc.cervantes.es/obref/dvi/